mitos falsos sobre el juego

Los mitos falsos sobre el juego se consolidan como ciertos en la sociedad

Desde tiempos ancestrales se viene utilizando al juego y las apuestas como una opción de entretenimiento muy válidas. Esta forma de ocio ha ido evolucionando de la mano de la sociedad, adaptándose a las demandas de los jugadores, eso sí, sin perder la esencia de algunos productos que permitieron consolidar la actividad décadas atrás.

Al ser algo tan extendido y arraigado en la sociedad, el sector del juego trae de la mano algunos mitos que no son del todo cierto, con respecto al funcionamiento de algunos productos y a la hora de otorgar premios.

Como todo lo que depende del azar, en productos como las slots online, las matemáticas se encuentran detrás de su funcionamiento. Los números explican las razones de otorgar o no premios, así como de lo que puede suceder en cada ocasión se pone delante de una máquina de esta naturaleza. Más concretamente, dentro de las ciencias exactas es el GGR el que explica buena parte de todo lo que acontece en una partida de este tipo.

El Gross Gaming Revenue

Esta formulación hace referencia al indicador que refleja la cantidad real de ingresos de los operadores de juego (descontados los premios). Ha habido un notable incremento porcentual de hasta un 15 % en los últimos tiempos, debido en parte, al cambio de modelo, que ha pasado de ser físico a mucho más interactivo. En este sentido, Alejandro Landaluce, – director de Cejuego -, apunta en una entrevista que “la online es una experiencia diferente, que se hace en solitario, mientras que el juego presencial se realiza principalmente acompañado. Cuando volvamos a socializar la gente volverá a ir a bingos y el juego online estabilizará su crecimiento. El juego presencial no se puede transportar de golpe a juego en red, aunque lógicamente haya crecido”, añade.

Muchas personas pensaban que cuanto más se jugaba a un determinado título, más posibilidades tendrías de ganar un premio. Este postulado está muy lejos de la realidad, ya que el funcionamiento de estas máquinas radica en los números aleatorios, los cuales en cada tirada actúan desde cero, olvidando lo anterior y ofreciendo resultados imprevisibles. Es cierto que las máquinas incorporan indicadores para dar un determinado número de premios. Este suele rondar el 90% por ciento en muchos casos, y hace referencia a que de cada diez monedas apostadas debe ofrecer, al menos, nueve en premios. El problema radica en que esas ganancias son del todo imprevisibles en el espacio temporal.

Deja una respuesta