crema CBD

Receta para una crema de CBD casera

Los productos con CBD han ganado popularidad en los últimos años por los grandes beneficios que tienen sobre el ser humano. Aunque hay muchas formas de aprovechar sus cualidades, en este artículo se van a tratar las cremas caseras que se pueden preparar para tratar dolores y problemas de la piel

En el mercado actual, gracias a los grandes resultados que se obtienen con los productos basados en el CBD, es posible adquirir una amplia gama de artículos beneficiosos para la salud. No obstante, estas líneas no van destinadas a ningún producto comercializado, pues si bien hay fórmulas interesantes, nunca se tiene la seguridad de saber qué llevan exactamente y si los ingredientes utilizados son de calidad o llevan otros productos químicos que no son tan saludables.  

El CBD de calidad mejora exponencialmente los beneficios de las cremas

Lo más importante para que la crema CBD cumpla con las expectativas en el tratamiento para el que ha sido elaborada es que se utilice siempre materia prima de calidad. Aquellos que cultivan sus propias plantas a partir de semillas, saben exactamente que se encuentran ante una planta bien cuidada, sin productos químicos agresivos, por ejemplo.

La mayoría de los consumidores no cuenta con esta posibilidad. Aunque, no por ello tiene qué renunciar a preparar su propia crema CBD de calidad de forma artesanal, tan solo tiene que localizar en Internet ese lugar de confianza donde sabe que los productos que adquiere no están adulterados y son totalmente orgánicos.

En España, es posible adquirir cogollos, aceites, resinas de esta planta para poder elaborar excelentes productos caseros, como CBD Organics. Todos los productos que se compran en esta ecommerce son, ecológicos, 100% seguros ya que no tienen efectos psicoactivos al contener todos ellos menos de 0,2% de Tetrahidrocannabinol (sustancia psicoactiva del cannabis), por lo que son de venta legal en toda Europa.

Usos de las cremas de cannabis con CBD

Las cremas con CBD se utilizan para tratar diversos males, como dolores musculares, artritis o artrosis, ya que las propiedades antiinflamatorias del THC y el CBD están ampliamente estudiadas y comprobadas. Además, muchos cannabinoides también cuentan con propiedades antibacterianas y antifúngicas, siendo muy eficaces para tratar problemas cutáneos como la psoriasis, una molesta enfermedad inflamatoria crónica de la piel.

Lo mejor para preparar una receta de crema casera es utilizar una hierba rica en CBD, con la que se conseguirá una pomada con gran cantidad de cannabinoides.

Receta de crema con cogollos de CBD

Se pueden preparar diferentes tipos de cremas CBD en dependencia del tipo de compuestos que se utilicen. La receta más fácil y barata se elabora a partir de cogollos de marihuana rica en CBD con el objetivo de que la crema resultante contenga muchos cannabinoides y terpenos, presentes en estas flores.

Ingredientes

Los ingredientes que se necesitan para preparar esta receta son los siguientes: 500 ml de aceite vegetal (oliva, girasol, almendras…), 1 litro de agua, 60 g de cera de abeja, 50 g de cogollos de cannabis con CBD secos y 5ml de aceites esenciales. También se necesitará tener a mano 1 gasa fina para colar.

Pasos a seguir

Ahora que se tienen claros los ingredientes, llega el momento de conocer las fases para la elaboración receta CBD.

Primer paso; Extraer los cannabinoides y terpenos en aceite vegetal

En primer lugar, se debe preparar el aceite de cannabis, para ello se disolverán los cannabinoides y terpenos de los cogollos en el aceite vegetal que se haya elegido. La elección del tipo de aceite puede basarse en la disponibilidad, el precio o las propiedades extras que quieran darse a la crema (de romero, lavanda, oliva…).

Para realizar la extracción, se debe verter el agua junto al aceite elegido en una cacerola, añadir los cogollos secos, triturados con un grinder u otro utensilio pero que queden bien triturados para facilitar la disolución. Se pondrán a fuego y se subirá poco a poco la temperatura, sin superar nunca los 100ºC, es decir, sin llegar a hervir, durante tres horas.

Pasado este tiempo, llega el momento de colar la mezcla, para los que se utiliza un colador fino y una gasa. Una vez que se ha obtenido el líquido limpio, se mete en la nevera unos minutos, facilitando la separación entre el agua y el aceite que contiene los cannabinoides y terpenos. El agua quedará abajo y en la parte superior se habrá solidificado una capa aceitosa con los compuestos que interesan para preparar la crema.

Segundo paso; Preparación de la crema de CBD

Cuando se consigue extraer aceite de cannabis, ya separado del agua y en estado sólido, se vierte en una cacerola y se le aplica un poco de calor suave, tan solo lo justo para que vuelva a su estado líquido. Llega el momento de incorporar los aceites esenciales que se hayan elegido, la cera de abeja y remover suavemente. La cera de abeja será la que le aporte la textura deseada una vez que se haya atemperado.

Cuando se consigue una mezcla homogénea, antes de que ésta se enfríe, se vierte la crema en un tarro y ya se podrá empezar a disfrutar de todos sus beneficios.

Para terminar este artículo, tan solo recordar que este tipo de cremas no se deben aplicar en zonas donde haya mucosas, como el interior de la boca o de la nariz. Su densidad podría afectar de manera negativa a la respiración. Y recuerda que puedes empezar con la mitad de la cantidad indicada para probar e ir adquiriendo experiencia hasta que produzcas la mejor crema de CBD.

Deja una respuesta