Cuidar el Cabello

Consejos para cuidar el cabello y el cuero cabelludo en invierno

Muchas personas extreman los cuidados del cabello durante el verano porque el sol y el calor pueden producir muchos daños en el pelo. Sin embargo, durante el invierno no deben dejarse de lado esos mismos cuidados, ya que el frío y la calefacción también pueden ocasionar muchos problemas. A continuación, presentamos algunos consejos para cuidar el cabello y el cuero cabelludo en invierno.

Cuidados del cabello en los meses más fríos del año

Es imprescindible mantener los cuidados del cabello durante el todo el año con productos de buena calidad. Una marca como René Furterer tiene champús y aceites protectores que mantienen el pelo hidratado y fuerte aun en los meses invernales. Estos productos están fabricados con ingredientes naturales, por lo que cuidan el cabello otorgándole los nutrientes que necesita para crecer de forma saludable.

Por otro lado, muchos de los daños que se producen en el pelo durante el invierno están asociados con el uso del secador. Lo más recomendable es utilizar una temperatura que no sea muy elevada, ya que el calor puede dañar profundamente la estructura interna del pelo. Además, al usar el secador, lo mejor es mantener una distancia prudencial y secar siempre de arriba hacia abajo para que las cutículas permanezcan cerradas.

Para proteger el cabello del frío e, incluso, de la nieve, aconsejamos utilizar gorros que cubran el cabello y minimicen la exposición. Además, los productos que contienen protección contra los rayos ultravioletas son muy recomendables.

Cuidados del cuero cabelludo en invierno

El cuero cabelludo sensible sufre mucho durante el invierno, en especial frente a las temperaturas extremas. A pesar de que haga frío, es importante que la temperatura del agua al lavar el pelo no esté muy caliente, ya que esto contribuye a dañar aún más las raíces.

Por otro lado, el frío puede hacer que el cabello se reseque. El cuero cabelludo seco necesita productos que le devuelvan la hidratación. Además, puedes masajearlo para estimular la circulación de la sangre y eliminar el exceso de caspa y células muertas. Muchas personas se lavan el cabello con menos frecuencia durante el invierno, sin saber que esto también puede ocasionar la aparición de caspa.

Un último consejo

Además de la exposición al frío y al calor extremos, el cabello sufre cuando nuestra alimentación no es buena. Por lo tanto, es importante que, durante el invierno, mantengas una dieta equilibrada que incluya los nutrientes que el pelo necesita para crecer sano. Los cereales, las frutas y las verduras forman parte de los alimentos que debes ingerir para obtener las vitaminas y minerales que fortalecen el cabello y lo protegen de los elementos externos.

Aunque muchas personas extreman los cuidados capilares durante el verano, lo cierto es que en invierno el pelo también puede sufrir daños. Lo más recomendable es proteger el cabello del frío y el calor extremos usando productos capilares con ingredientes naturales, limitando la exposición a altas temperaturas en la ducha y con el secador de pelo y haciendo masajes que promuevan la circulación. Finalmente, la alimentación equilibrada es imprescindible para que el pelo crezca sano durante todo el año.

Deja una respuesta